M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón
M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón
Inicio Galería Fotográfica Revista Pasqua Hazte Cofrade Contacto

Cristo Yacente

El CristoDon Carlos G. Espresati, en el libro Estampas de una antigua Cofradía de Castellón, admitía, en 1941, que él mismo había participado en la idea de que debía clasificarse como una obra de la escuela de Gregorio Fernández, a pesar de que, probablemente, no fuera esculpida por el propio maestro; pero asegura: “La venerada imagen del Cristo Yacente de la Cofradía del Santo Sepulcro, es una escultura de la buena época de imaginería española del siglo XVII y procedía de alguno de los talleres de Andalucía”. A esta conclusión llegó don Carlos, después de compararlo con el de la Buena Muerte de la Catedral de Valencia, según se cree obra del imaginero valenciano Juan Muñoz, aventajado alumno de Alonso Cano y también del propio Gregorio Fernández.

En el siglo XVIII se extendió por Castellón una popular leyenda sobre el "Cristo Yacente" de la Capilla de la Purísima Sangre, según la cual esta impresionante escultura había sido tallada por tres ángeles.

Según un pasaje de la publicación de Fray Joseph Vela: Vida de la Venerable Madre Sor Josepha María García, el domingo de Pasión de 1650 llegaron tres peregrinos a Castellón y se les alojó en el Hospital de Trullols, contiguo a la Iglesia de la Sangre. Durante tres días, aquellos desconocidos permanecieron en el interior de las dependencias que les asignaron. Es probable que la Cofradía, por aquellas fechas, hubiese recibido la imagen del Santo Sepulcro y fuera almacenado en la misma habitación donde se había instalado a los peregrinos. Al transcurrir tres jornadas sin tener noticias de los forasteros, alguien del hospital decidió llamar a la puerta de la celda que ocupaban. Al no recibir contestación, decidió entrar en ella. Los tres peregrinos habían desaparecido misteriosamente. En el lugar donde habían permanecido durante tres días, se percibía un intenso perfume a incienso y una estela de luz iluminaba la Divina Imagen del Cristo en el Sepulcro. Solo cabía una explicación: aquellos desconocidos eran ángeles que habían estado dedicados, durante tres días, a tallar la impresionante imagen.

Deica Informática S.L. Páginas web en Castellón. M.I. Cofradía de la Purísima Sangre de Jesus Castellón Colaboradores Política de Privacidad